miércoles, 13 de agosto de 2008

De paseo por Turquía

Turquía es un país muy grande y por tanto está lleno de contrastes y de cosas muy interesantes para visitar. Ser un puente entre Europa y Asia lo que lo convierte en un país singular. Está llena de Turcos, 73 millones aproximadamente. Para ser un buen turco has de ser musulmán, más bien bajito, muy moreno y lucir un buen bigote o barba (las tres primeras son imprescindibles, si eres rubio o pelirrojo en Turquía mal rollo), en cuanto a las turcas hay más variedad, aquí también se venden tintes y lo mismo puedes cruzarte por la calle con una chica a la que sólo se le ven los ojos que con una que deja poco a la imaginación. El 99% de la población es musulmana a efectos legales aunque un porcentaje muy bajo es musulmán practicante, desde que Atatürk estableció la República Turca como un estado laico la gente no está obligada a rezar 5 veces al día (y tampoco pueden abandonar sus puestos de trabajo para hacerlo). Es un país musulmán pero muy light (sobre todo en las grandes ciudades como Estambul o Ankara), se bebe mucho Raki a todas horas, eso sí, un cerdo allí se moriría de viejo. Por Turquía han pasado hititas, persas, griegos, romanos, bizantinos, seléucidas y otomanos (época de los sultanes) entre otros y todos estos pueblos han dejado cosas muy interesantes. Son un pueblo muy orgulloso y por todas partes hay banderas del país ondeando, su lema es “feliz aquel que pueda decir que es turco”.


Llegada a Estambul
Lo primero que hay que hacer al salir del avión es ponerse a la cola de visado de pasaportes (se identifica como VISA) y pagar 10€. Luego hay que pasar el control de pasaportes, recoger el equipaje y listo, acabas de entrar en la República de Turquía y si adelantas el reloj una hora no vas a llegar tarde en el país. El aeropuerto de Estambul está a unos 20 minutos sin tráfico del centro de la ciudad, aunque ver Estambul sin tráfico es muy raro. Los taxis tarifican por distancia recorrida y no por tiempo, salvo los de las zonas típicas turísticas que intentan negociar el precio todos funcionan con taxímetro y son muy eficientes. La moneda turca es el YTL (Yeni Türk Lirasi), aproximadamente 1.8YTL - 1€, al final uno se acostumbra a pensar que el precio en euros es la mitad que en liras. Uno de los primeros consejos que recibe el turista es no beber agua del grifo si no se quiere sufrir un ataque otomano intestinal (enfermedad del turista como ellos la conocen), la gente usa en sus casas garrafas gigantes de agua mineral. En la mochila no se os debe olvidar llevar una cajita de Fortasec por si las moscas. La tensión es de 220v y los enchufes son como los de vuestra casa. En cuanto al alojamiento desde mi punto de vista es mejor coger un hotel en la zona nueva de la ciudad, cerca de la plaza Taksim, mucho más moderna y con un ambiente totalmente europeo durante el día y la noche. Si vais a hacer un circuito por Turquía os recomiendo llevar una gorra pues vais a pasaros mucho tiempo bajo un sol abrasador de verdad. En cuanto al cambio de moneda es mejor hacerlo en una casa de cambios que en el hotel o en los bancos, estas casas de cambios ofrecen un mejor precio y os las podéis encontrar por todas partes. Las cabinas telefónicas funcionan con tarjetas que se pueden comprar en los puestos callejeros pegados a ellas, lo mínimo son 5YTL. En cuanto a los baños deciros que hay que pagar en casi todos por usarlos,la tarifa es aproximadamente de 0.50YTL, lo mismo que el precio estándar de una botella de agua de medio litro.

E s t a m b u l
Sultanahmet
Si sólo tenéis un día para visitar Estambul este es el barrio al que debéis acercaros, aquí se concentra el centro histórico de la ciudad, la mezquita azul, Santa Sofía y Topkapi, a un paso del Gran Bazar. Hay siempre mucho movimiento de gente y varios lugares donde tomarse un kebab barato (3-5YTL). Siempre es mejor acercarse a ver Santa Sofía, La Mezquita Azul y la Cisterna a primera hora, luego las colas son impresionantes.



Santa Sofía
Santa Sofía es una iglesia bizantina enorme con más de 1400 años. En el siglo XV los otomanos la convirtieron en mezquita aunque actualmente pasa por ser un museo en el que tendréis que pagar por entrar 10 YTL (20 YTL en agosto) sin uso religioso.

Por dentro es un edificio muy alto y en él se mezclan dos culturas, la musulmana y la cristiana, ya que tanto te puedes encontrar con alusiones al Corán como mosaicos de Cristo. Seguro que en la cola os encontraréis con guías que os intentan vender un viaje por el Bósforo por 15-20€, pues a pesar de lo que pueda parecer si estáis interesados en hacer un minicrucero es una buena oportunidad. Las salidas las hacen desde Sta Sofía todos los días a las 14h y en castellano. El total del crucero dura unas 2h-3h.



Mezquita Azul
La mezquita azul es la más grande e importante de la ciudad. La importancia de las mezquitas se mide por sus minaretes(la torre desde la que el imán hace la llamada a la oración), es común ver mezquitas con uno o dos, pues bien, esta tiene hasta 6. Hubo musulmanes que la consideraron fuera de lugar pues le hace sombra a la Meca.

Se llama azul porque en su interior está decorada con azulejos de Íznik de color azul. Para entrar aquí (como en todas las mezquitas) hay que descalzarse, así que debéis llevar una bolsa de plástico para meter los zapatos o usar una de las que os ofrecen en la entrada.

El tema de entrar descalzo hace que el ambiente dentro esté bastante cargado y todo es debido a los turistas ya que los musulmanes se lavan los pies antes de entrar. Os aconsejo que los que estáis acostumbrados a las chanclas os llevéis un par de calcetines para visitar esta y cualquier mezquita, hacerlo descalzo es un poco...guarro.La visita de la mezquita es gratuita, se trata de un lugar para la oración, por tanto como turista esto debe respetarse y a las horas en las que se llama a la oración la entrada está prohibida. Hay que respetar también a la gente que está en el interior rezando, no se debe pasar por delante de ellos ni sacarles fotos.

Cisterna de la Basílica
La cisterna bizantina subterránea se encuentra pegada a Santa Sofía, se contruyó en el 532. Tiene 336 columnas de ocho metros de altura (y unos peces enormes nadando). Es una visita que no os debéis perder, un lugar diferente y fresquito dentro de Estambul. Dentro hay que tirar una moneda si queréis volver a Estambul algún día.

Son muy famosas las dos columnas que tienen como base la figura de la Medusa y que se encuentran al fondo de la Cisterna.



Palacio Topkapi
El palacio se concibió como una serie de pabellones en lugar de ser un único edificio (de algún modo se puede relacionar con los nómadas y sus tiendas de campaña). Desde la fundación de la República por Atatürk dejó de ser residencia de sultanes para ser un bien cultural. Se puede decir que hay dos visitas diferenciadas dentro del palacio, por un lado el Harén y por otro 'el resto'. Para cada una de ellas tendréis que pagar una entrada diferente (10 YTL cada una). En la entrada os recomiendo que alquiléis una audioguía (de nuevo hay que pagar tanto por harén como por lo demás) si no lleváis un guía que os explique qué es cada estancia, lo contrario puede ser un poco tedioso y podéis ver muchas cosas sin saber qué son. Si lleváis un minitrípode os lo van a requisar a la entrada, tendréis que recogerlo a la salida. Dentro del palacio podéis ver vestidos de los sultanes, joyas, las cocinas, bibliotecas, habitaciones...Para visitar el palacio debéis dedicarle al menos una mañana entera. Como casi todas cosas es mejor ir a visitarlo a primera ahora de la mañana, después las colas son infernales y dentro hay una superpoblación por metro cuadrado considerable.

En cuanto al harén es una edificación independiente dentro del palacio, donde vivían las mujeres del sultán y sus cuatro favoritas. Allí es donde intentaban camelárselo y donde hacían su vida bajo la vigilancia de la madre del sultán que era quien elegía a la favorita y quien mandaba más en el páis después del propio sultán. Aun hoy para tener una relación con un hombre turco las chicas tienen que camelarse a la suegra, que es la que manda.



Museo arqueológico
Cerca de Sultanahmet se encuentra el museo arqueológico. Según dicen las guías cuenta con una de las colecciones más ricas de objetos clásicos además de tesoros del mundo preclásico. Sinceramente, si os gusta mucho el arte no debéis perdéroslo, de lo contrario podéis evitar pagar la entrada. Es mejor visitarlo a última hora (aunque cierra bastante temprano).



Gran Bazar
El gran bazar es un laberinto (de verdad) de tiendas en las que venden cosas de todo pelo. Es un poco agotador comprar cualquier cosa aquí, cuando preguntas el precio te miran (ya saben de donde eres) y se piensan una burrada...el truco está en ofrecer la mitad de lo que te piden y ver cómo se comporta el vendedor, si le interesa el precio que le ofreces te lo vas a llevar seguro, si no intentará ofrecerte otra cosa de peor 'calidad'. Paseándote por aquí esto parece la ONU, los vendedores son multilingües...o casi ,-). Si tenéis la idea de comprar ropa de marca falsificada es mejor que os paséis por el mercado de la piedra en Vigo, las imitaciones en muchos casos son bastante malas y en el caso de las deportivas totalmente anticonfort. El sitio está bien para comprar cerámica, bolsos y en algún caso joyas. Antes de comprar si os interesa algo daros una vuelta, vais a encontrar las mismas cosas repetidas mil veces y a mil precios diferentes.



Bazar de las Especias o Egipcio
Al igual que el gran bazar se trata de multitud de tiendas en las que el tema principal son las especias, te, frutos secos, viagra turca, tintes de gena...Lo cierto es que los frutos secos están buenísimos, sobre todo los pistachos. Este bazar está situado cerca del puente de Gálata, al lado de la Mezquita Nueva. El regateo aquí ya no es tan común, los precios están puestos y pagas por peso. Ambos bazares cierran los domingos, no dejéis vuestras compras para este día.



Mezquita Nueva
La mezquita nueva se encuentra ubicada en el paseo marítimo de Eminönü, en el extremo sur del puente de Gálata. Es una mezquita obra de mujeres con poder en la época otomana, aun así ellas rezan en la parte trasera en lugar de la delantera, donde lo hacen los hombres. Aunque lo parezca no es cuestión de machismo, la explicación es que un hombre situado en la parte trasera viendo el culo de cien mujeres rezando delante suyo no se puede concentrar (es cierto). Es una mezquita muy bonita y que debéis visitar ya que pasaréis por delante de ella montones de veces.



Torre y puente Gálata
La torre Gálata es el único monumento de la zona nueva de la ciudad. Tiene 60 metros de altura y desde ella hay unas vistas increibles sobre el Bósforo y el cuerno de oro. Es mejor subir al atardecer, hay que pagar entrada claro, a no ser que vayáis al restaurante (con reserva).

El puente Gálata une las zonas vieja y nueva de la ciudad por encima del cuerno de oro. A todas horas hay gente pescando, bajo el puente hay una serie de restaurantes donde comer pescado 'fresco' si os atrevéis.



Estación de Sirkeci

Es la estación de trenes de Estambul, se construyó para acoger la llegada del Orient Express desde Europa. Dentro de la estación hay una oficina de turismo (no muy útil), un museo con objetos antiguos del Orient Express (gratuito) y en el exterior está la primera locomotora del Orient Express. En ocasiones por la tarde en la estación se hacen bailes de derviches a eso de las 19:30h.

En el museo no hay demasiadas cosas que ver, sólo detalles. El día que fuimos a visitarlo el guardia de la entrada estaba echándose una buena siesta, no esperéis por tanto encontrar cosas de mucho valor histórico.

Cuerno de Oro
El cuerno de oro es un valle fluvial que desemboca en el Bósforo y que tiene forma de cuerno. Hay varias leyendas y teorías sobre su nombre. La primera y más natural es que cuando el sol se pone el reflejo dorado sobre el agua le da la forma de un cuerno dorado. La segunda es que los bizantinos sumergieron tal cantidad de oro durante la conquista otomana que las aguas brillaban como el oro. La tercera y más divertida es lo ocurrido al sultán, que desde el palacio vio cómo se aproximaba una barca en la que distinguió a una de sus chicas del harén montándoselo con un desconocido; al final de la diversión la chica le pagó una modena de oro al chico y el sultán pensó tengo cuernos y son de oro, no se sabe qué fue de la chica...

Mezquita Mecidiye
En el barrio de Ortaköy podéis encontrar esta mezquita situada a orillas del Bósforo. Lo más singular de la visita es el entorno, sobre todo de noche pues hay multitud de bares y restaurantes.


Además de poder apreciar de fondo el puente del Bósforo que une Europa y Asia con iluminación cambiante durante la noche.



Mezquita del sultán Eyüp
Esta mezquita está un poco alejada del centro de Estambul, en un barrio más musulmán donde hay más practicantes que en la ciudad. Como curiosidades os cuento que en 50 metros a la redonda de una mezquita no se puede vender alcohol y aquí eso se respeta todavía más. Eyüp, bautizado como Ayyub al-Ansarî era el portador del estandarte de Mahoma y murió en ese lugar durante un ataque contra Constantinopla en 670. Su tumba es considerada un lugar sagrado para el Islam, hecho que atrae a numerosos peregrinos durante todo el año. En el patio interior de la mezquita hay dos árboles enormes hacia los que la gente también oraba.



Café de Pierre Loti
En el barrio de Eyup se encuentra el Café de Pierre Loti, nombre que recibe por un novelista francés que frecuentó el café durante su estancia en Estambul en la que vivió una pasión turca de esas. Lo único importante de la visita son las vistas que hay del Cuerno de Oro.



Palacio de Beylerbeyi
En la zona asiática (pasando el puente del Bósforo) se puede visitar el palacio de Beylerbeyi, comunmente conocido como el palacio de verano del sultán. En este palacio se alojaban además los invitados de alto rango del mismo e incluso hubo un zoo en su día para que el señorito no se aburriese...Como todos los palacios se encuentra lleno de habitaciones recargadas, tapices y cosas de esas.

Lo más singular (y que no me había pasado nunca) es que para poder sacar fotos había que pagar un canon de 5 YTL a la entrada, en ese momento tu cámara pasaba a ser 'legal'. Para visitarlo hay que calzarse unas bolsas de plástico en los pies y pisar sólo sobre las zonas con alfombra roja.



Plaza Taksim
La plaza Taksim es el centro de la zona nueva de Estambul. La plaza da nombre a todo el barrio y en ella nace la calle más importante de Estambul, la calle independencia. Llegar desde esta plaza a Sultanahmet en taxi os puede costar sobre 10 YTL.


La calle independencia es la calle comercial por excelencia, en la que se encuentran las tiendas de marca (originales), librerías y bares de copas. Tiene 2km de longitud y está siempre repleta de gente subiendo y bajando. Podéis recorrerla en el antiguo tranvía por 1 YTL, eso sí, a una velocidad parecida a si fueseis andando. Al final de la calle se enlaza con la torre Gálata y se puede coger el funicular que lleva hasta el puente Gálata por 0.90YTL. Para comer hay aquí muchos sitios interesantes, si os gusta el pollo picante a la brasa podéis encontrar restaurantes en los que lo sirven riquísimo por 10YTL (bebidas incluidas) (cuidado con los heladeros).

Mezquita de Süleymaniye
La mezquita de Süleymaniye es una de las más importantes de Estambul, fue sonstruida bajo el mandato del sultán Solimán. Actualmente están reformándola y por tanto solo se puede visitar por fuera.



Crucero por el Bósforo
Si tenéis tiempo es muy recomendable hacer un pequeño crucero por el Bósforo y ver la ciudad desde el agua. Como ya os comenté podéis hacer un crucero asequible saliendo desde Santa Sofía, allí encontraréis a guías que os ofrecen cruceros en castellano por 15-20€. Se pueden ver muchos edificios emblemáticos, discotecas de nivel, hoteles con habitaciones de 20000€/noche, mezquitas...y podréis observar la diferencia entre la zona asiática y europea en cuanto a la primera línea de costa, casas en la primera y carretera en la segunda.



B u r s a
En la ciudad de Bursa es imprescindible visitar la Mezquita y la Tumba verde, la Gran Mezquita y darse una vuelta por el mercado de la seda.

Gran Mezquita
Se trata de la mezquita más grande de Bursa, cerca del bazar de la seda. al contratio que otras mezquitas esta tiene una fuente dentro en lugar de fuera. Por todos los lados hay rosarios musulmanes que la gente deja en la mezquita para uso de quien quiera.



Mezquita y tumba verde
Es el monumento más famoso de Bursa. Debe su nombre a los azulejos hexagonales de color verde que hay en su interior. En la tumba verde descansan los restos de Mehmet I.


Fuera de los azulejos se trata de una mezquita como las demás. Lo que me llamó la atención fue la alfombra, no me había fijado en el resto de mezquitas e imagino será igual. La alfombra está dividida en rectángulos unipersonales que limitan el espacio de rezo de cada persona.



Mercado de la Seda
Bursa es una ciudad famosa por la explotación de la seda. Cerca de la Gran Mezquita se encuentra el mercado de la seda (Koza Jan), en él se pueden encontrar pañuelos, fulares y cosas de esas que usan las chicas y mujeres, además de corbatas, de seda claro. Visitar este mercado es mucho menos estresante y lleva menos tiempo que los dos bazares de Estambul. Es el lugar ideal para comprarle un detalle a vuestras madres.



T r o y a
Si llegas a Troya demasiado ilusionado por la Iliada y las aventuras de Aquiles y Paris es posible que te lleves una gran decepción. A la entrada encontrarás un enorme caballo de madera al que puedes subirte, eso es todo lo que hay en pie.

Troya ha sido con mucho la zona más excavada de Turquía y muchas veces sin sentido, lo que ha provocado que actualmente los vestigios de varias Troyas se encuentren mezclados formando un poupurri de ciudades no demasiado vistoso. La visita es por tanto más espiritual que artística, la posibilidad de que estés paseando por las calles del rey Príamo es lo único atractivo. Y como sucede en muchas ocasiones los tesoros más importantes encontrados se encuentran fuera del país, en Rusia después de pasar por Berlín.



Ç a n a k k a l e
Se encuentra en el estrecho de los Dardanelos, lugar donde tuvieron lugar las batallas finales de la guerra del Peloponeso. Por lo poco que pude ver es una zona turística sobre todo por el tema de las playas, aunque no la principal de Turquía.



A s s o s
Es un pueblo con mucha historia, Aristóteles fundó aquí una escuela de filosofía y se cree que el apóstol Pablo pasó por Assos. Lo más llamativo de Assos son las columnas dóricas del templo de Atenea.


También son bonitas las vistas sobre el golfo de Edremit con la isla griega de Lesbos al fondo, separada 10 Km. La gente de Lesbos siempre ha tenido buena relación con el pueblo turco a pesar de pertenecer a un país históricamente rival como es Grecia, de hecho hacen sus compras en Turquía. Ah, es el único lugar donde hay lesbianos.



P é r g a m o
Acrópolis
La acrópolis de Pérgamo fue fundada por los griegos en el siglo VIII a.C. y fue gobernada por uno de los generales de Alejandor Magno. Átalo III, el último gobernador de la dinastía de los Atálidas entregó la ciudad a los romanos en el año 133 a.C. En las ruinas de la ciudad se puede ver el Templo de Trajano de mármol blanco, las ruinas de la biblioteca (que parece haber albergado 200000 rollos de pergaminos), el ágora, parte del altar de Zeus (la otra parte se la han llevado a Berlín, en su lugar han dejado dos árboles muy majos).

Quizás lo mejor conservado sea el teatro que cuenta con 80 filas y una capacidad estimada de 10000 espectadores. Un consejo, es fácil bajar los escalones hasta el palco, subirlos ya es otra cosa diferente...muy diferente.



Centro médico de Asclepio
A poca distancia de la acrópolis se encuentra el centro médico de Asclepio (dios de la medicina). Aquí al parecer venían los enfermos a curase, aunque esto es muy relativo. El dios de la medicina no podía dejar entrar al dios de la muerte en su templo, por tanto para ser aceptado como paciente había que superar una serie de pruebas (como recorrer los 800m hasta la entrada por su propio pie) y demostrar que no estabas muy enfermo para quedarte, es decir, con un resfriado eras admitido, con una gripe igual no. Para evitar posibles muertes tampoco se les permitía la entrada a las embarazadas y si alguien empeoraba se le invitaba a irse. Cuentan las leyendas que nunca murió nadie aquí... El conjunto lo componen ruinas de diferente estancias del centro médico, un teatro y una fuente sagrada de la que recomiendan no beber, ¡como para arriesgarse!, llevaros vuestra propia agua en agosto aquí hace mucho mucho calor.

Dentro del complejo también hay un pasadizo con ventanas en la parte superior, según nos contaron los enfermos caminaban por el pasadizo desde los baños a sus habitaciones y desde la parte superior los 'médicos' les susurraban 'te vas a poner bien', 'no tienes nada'...terapias alternativas.



É f e s o
Ciudad
Éfeso es una de las ciudades en ruinas más importantes del mundo, se construyo hacia el 1000 a.C. como centro de culto a la diosa Cibeles, diosa madre de los anatolios. La ciudad que se visita hoy en día fue la fundada por Lisímaco, sucesor de Alejandro Magno. Bajo dominio romano se convirtió en el principal puerto sobre el Egeo. Lo más impactante de Éfeso es la Biblioteca de Celso construida entre 117 y 114 a.C.

En Éfeso se pueden ver también las ruinas de teatro, el Templo de Adriano, la puerta de Hércules, el Ágora, el Odeón...y todo ello es mejor verlo a primera hora de la mañana. Si os retrasáis en la visita llegará una plaga de turistas impresionante, sobre todo de los cruceros. Es una visita muy interesante y espero que os hayáis traido la gorra que os había comentado, si no, podéis comprarla en la entrada por 5-10 YTL.


La casa de María
Cuando Cristo murió en la cruz pidió a San Juan evangelista que cuidase de su madre. Se dice que cuando esto ocurrió Juan trajo consigo a María a Éfeso y aquí pasó los últimos años de su vida en una casita de piedra. Es un lugar sagrado tanto para musulmanes como cristianos, sí, para los primeros también porque la madre de Jesús es la madre de un profeta y aparece nombrada varias veces en el Corán. Aquí lo que se puede visitar es la supuesta casa de María, que ahora es una especie de capilla, unas fuentes y el muro donde las chicas turcas atan nudos cuando quieren casarse (más nudos cuantas más ganas tengan).



A f r o d i s i a s
De afrodisias lo que mejor recuerdo es el calor que pasamos, hicimos la visita a mediodía justo antes de comer y el sol pegaba muy fuerte. Este lugar se dedicó a Afrodita, diosa del amor. Se puede visitar aquí el templo de Afrodita con catorce columnas y que fue en su día una basílica cristiana.

También se puede visitar el teatro y el estadio, el mejor conservado de la época clásica. Si tenéis humor bajo 40º igual os apetece correr los 400m lisos (lo dudo). Donde mejor estaréis será en el museo de la entrada, con el aire acondicionado y esas comodidades.



P a m u k k a l e
Castillos de Algodón
El castillo de algodón es una de las cosas que más me han gustado de Turquía. Las terrazas de travertino se formaron cuando el agua de los manantiales desprendía dióxido de carbono al descender por las laderas formando depósitos de piedra caliza. El acceso está limitado (afortunadamente) a unas pocas zonas en las que se puede entrar en contacto con el agua para preservar el color blanco que año a año desaparecía gracias a los turistas. Si tenéis suerte podéis alojaros en Pammukale en algún hotel termal, en el que podréis disfrutar de piscinas de aguas calientes, una sensación increible.



Hierápolis
Es otra ciudad en ruinas fundada por Éumenes II, rey de Pérgamo y se hizo famosa por sus tejidos. Está a cinco minutos andando de los travertinos de Pammukale, aunque si no disponéis de mucho tiempo yo dejaría su visita y me centraría en disfrutar del castillo de algodón, seguro que ya habéis visto muchas ruinas pero nunca un espectáculo como Pammukale. De todas formas se puede visitar la necrópolis con más de 1200 tumbas y el teatro, con capacidad para 200000 espectadores.



Piscina
En hierápolis hay una piscina muy famosa pues cuenta en el fondo con fragmentos de mármol de las columnas que pueden ser del estanque sagrado del templo de Apolo. Pagando unas 20 YTL podías pegarte un cahpuzón con otros cientos de guiris. Pasé, claro (como para meterse en una piscina repleta de bebedores de cerveza).



P e r g e
Por si no hubiésemos visto suficientes ruinas aun tuvimos una dosis más, el pueblo de Perge. El problema de Perge es que lo más interesante, el teatro y el friso de Neptuno no se pueden visitar, el primero está en proceso de restauración y el segundo en el museo arqueológico de Antalya. Se puede ver el canal que conducía el agua que descendía de las montañas para abastecer al pueblo.


También hay que visitar el estadio, muy bien conservado y que se haya en el exterior. Lo malo de todo esto es que después de tantas ruinas todo te parece lo mismo y cuesta recordar lo que has visto y eres consciente de que te has perdido muchas cosas.



A s p e n d o s
En Aspendos son dos las cosas por visitar, el acueducto y el teatro. Según cuentan las leyendas el rey de Pérgamo prometió casar a su hija con aquel que hiciese la obra de ingeniería más importante. A concurso se presentaron el constructor del acueducto y del teatro (que se llamaba Xenón). En un principio el rey dio más valor para el pueblo al acueducto pues iba a suministrar agua a sus ciudadanos pero una vez comprobó la acústica del teatro cambió de idea y casó a su hija con Xenón, son detalles...lo cierto es que el teatro romano es el mejor conservado del mundo de su época, tiene incluso en pie el escenario y continúa siendo usado para representaciones de ópera y teatrales.



P h a s e l i s
Pues aún no se han terminado las ruinas. Es una ciudad portuaria licia que fue vendida a los griegos. La ciudad creció en torno a tres puertos y una gran acrópolis. Según dicen Alejandro Magno se pegó unos cuantos baños aquí y los habitantes del pueblo le ofrecieron una corona de oro por su protección.


La mayor parte de las ruinas son, sin embargo, romanas. Se pueden ver (o lo que queda de ellos) el teatro, complejos de baños, el ágora, un acueducto y la puerta de mármol erigida en honor del emperador Adriano.



M y r a
Demre fue una ciudad que se desarrolló gracias al comercio costero, suministrando incienso a Egipto y Constantinopla (Estambul). Lo más espectacular de Demre son las paredes rocosas de Myra talladas con tumbas residencia. Es algo distinto y que merece mucho la pena visitar. Son también muy bonitas las máscaras esculpidas en las rocas que se encuentran por todas partes. Como no podía faltar también hay un teatro bastante bien conservado, la muerte no tiene por qué estar reñida con la cultura. Lo malo de Myra es que está repleto de gente visitándolo, si os toca la invasión de los cruceros mala suerte.



I s l a K e k o v a
Después de pasar mucho calor y de visitar tantas ruinas a pleno sol es un buen momento para darse un chapuzón en el Mediterraneo en aguas de color azul...turquesa, claro.

Nos montamos en un barco en un puerto de turistas 100% y nos fueron soltando en diferentes sitios para pegarnos un chapuzón. Acostumbrado al agua de Vigo, esta estaba a una temperatura buenísima y muy muy limpia, había varios metros de profuncidad e incluso podía verse el fondo.

En el trayecto se visita la isla de Kekova, que fue una ciudad romana que desapareció bajo el agua por motivo de un terremoto. Desde el barco se pueden distinguir multitud de antiguas casas con escaleras de subida, los restos del puerto y sarcófagos a medio hundir. El baño cerca de la isla de Kekova está prohibido así que hay que conformarse con verlo todo a una distancia considerable.



K o n y a
Mauselo de Mevlâna
En Konya se encuentra el mausoleo-museo de Celadeddin Rumi (Mevlâna), fundador de la secta mística de los derviches de Mevlevi, conocidos como los derviches danzantes. Los derviches son esos 'monjes' (aunque son gente normal con sus trabajos y mujeres) que para alcanzar a dios se ponen a dar vueltas como locos. Al parecer para hacerse derviche no hay muchas exigencias, basta con decir quiero ser derviche y punto. La filosofía de Mevlâla era de unión espiritual y amor universal, así que no se excluye a nadie.

En el mausoleo hay muchas cosas por ver, por un lado la tumba de Mevlâna y su padre y de unas 60 tumbas más de místicos sufís. Hay además enseres personales, libros, instrumentos musicales y hasta un trozo de barba de Mahoma. Contiguo al mausoleo hay un museo en el que se muestra la actividad de los derviches. En todo el recinto está prohibido sacar fotos.

En el exterior se puede ver un muestrario de lápidas con el típico gorrito derviche en lo alto, aunque estas no tienen nada que ver con las que os encontraréis dentro del mausoleo, unas tumbas enormes y ostentosas.


Caravansaray
Los caravansaray eran albergues para caravanas de comercio subvencionados por los sultanes. Estos refugios fueron vitales en el desarrollo de las rutas comerciales. En la actualidad su uso puede ser como restaurantes o lugares de paso para turistas.

S a r a t l i (C i u d a d S u b t e r r á n e a)
De camino a Capadocia y en la propia Capadocia se pueden visitar ciudades subterráneas cavadas en la roca. Estas ciudades las construían los pueblos para protegerse de las contínuas invasiones que sufrían. Dentro de estas ciudades vivían familias enteras e incluso los animales tenían sus establos, todas tenían un pozo y respiraderos de aire. Se conocen muchas ciudades pero pocas están preparadas para los turistas, visitar alguna no señalizada puede ser peligroso pues son auténticos laberintos.

La ciudad tiene tres pisos, en el primero están los almacenes y establos, en el segundo las habitaciones y un pozo de 15m de profundidad, un canal de ventilación y piedras circulares que cumplían la función de puertas. En el tercer piso se usaba como puerta de escape ante posibles ataques enemigos. Si padecéis de claustrofobía mejor no visitéis la ciudad, los pasillos son muy estrechos.


En el exterior de la ciudad vais a tener a un grupo de mujeres del pueblo que os querrán vender muñecas a 1€, todas las chicas se llevaron la suya.



C a p a d o c i a
A la entrada de Capadocia harían bien en poner un cartel que dijese bienvenidos a otro mundo, eso es exactamente lo que se siente cuando llegas allí. Además de un paisaje único la zona se completa con una atmósfera de tranquilidad muy especial. Lo más característico de Capadocia son sus formaciones rocosas de aspecto cónico llamadas chimeneas mágicas. Aunque quedarse solo con eso sería un error.


Göreme
El llamado museo al aire libre de Göreme se compone de un montón de capillas y monasterios excavados en la roca (toba volcánica), la mayoría del siglo IX en adelante. Muchas muestran frescos bizantinos que describen escenas del nuevo y viejo testamento en especial sobre la vida de Cristo.

Se pueden visitar dentro del complejo muchas iglesias, las celdas de los monjes, el comedor., palomares. De entre todas las iglesias la mejor conservada es la iglesia Karanlik (La Iglesia Oscura), los turcos que no son tontos hacen pagar 8YTL extras para poder entrar a visitarla pero merece la pena.

La mayor parte de los frescos está bastante dañada tanto por el paso del tiempo como por las agresiones que han tenido de gente de otras religiones. En el museo al aire libre también se pueden ver palomares. La paloma fue en su día un elemento de comunicación imprescidible para las gentes de Capadocia; aún hoy hay palomas Ferrari capaces de hacer giros sobre sí mismas sin caerse al suelo y que cuestas unos 2000€ (eso si consigues que te las vendan).

Alfombras
Otra de las visitas que hicimos y que en un principio consideré de relleno fue a una fábrica de alfombras. Lejos de ser algo tedioso resultó una visita muy interesante; en la primera sala había muchas chicas cosiendo alfombras de todo tipo. Las máquinas allí son sus manos y utensilios.Nos enseñaron posteriormente la forma de obtener la seda a partir de los capullos (de seda). También nos aclararon que el maestro sedero había venido de Bursa, que es la zona importante en ese material.En la sala de tintes tenían expuestos productos para hacer tintes de forma natural, aunque cada vez se opta más por los tintes sintéticos, que abaratan los costes y permiten crear colores iguales (con tintes naturales es imposible repetir un color).Finalmente, como buenos turcos, nos ofrecieron la posibilidad de comprar alguna alfombra. Lo importante en este caso es tener dinero, hasta a mi me gustaron las alfombras que nos enseñaron pero algunas rondaban los 12000€, las más asequibles no bajaban de los 150€ y eran simples kilim.

Vistas
El paisaje en Capadocia, a pesar de ser en esencia similar, tiene diferentes estilos. A lo largo de toda la extensión se pueden ver miradores estratégicamente situados que permiten ver zonas muy bonitas.Es casi seguro que cualquier guía os llevará a ver estas diferentes vistas de Capadocia. Hay dos cosas que todas ellas tienen en común : turistas y multitud de tiendas de souvenirs.

Viaje en Globo
Si tenéis la oportunidad de hacerlo es algo que no se os debe pasar. Es un capricho caro (150€) pero os aseguro que no hay forma mejor de ver toda la Capadocia y es una experiencia que se os quedará para siempre.El procedimiento que siguen los organizadores es el siguiente: en primer lugar las agencias de viaje suelen ofrecérselo a los clientes cuando comienza el circuito, los guías piden un adelanto (30€) y reservan las plazas en los globos. A la llegada a Capadocia los organizadores del viaje esperan en el hotel para cobrar el resto del importe y anotar el nombre de las personas.El día del viaje pasarán a recogeros por vuestro hotel en sus furgonetas a eso de las 5am y os llevarán a la zona de 'desayuno' donde podéis tomar te, café y unas pastas mientras ellos preparan el globo. Una vez preparado el globo distribuyen a la gente, en cada receptáculo en que se divide el globo caben entre 2 y tres personas.Una vez dentro del globo y tras unas breves explicaciones sobre el aterrizaje comienza el vuelo, lo único que hay que hacer a partir de entonces es disfrutar del paisaje.El vuelo dura aproximadamente una hora y media y va recorriendo las zonas más bonitas de Capadocia, algunas de ellas de difícil acceso por tierra.Como los viajes sólo se hacen a esas horas hay una saturación de globos volando increible. Mires hacia donde mires verás globos.El aterrizaje no es en el mismo lugar que la salida. El piloto sigue las instrucciones de su gente en tierra y buscan la mejor zona.Lo cierto es que el aterrizaje es muy suave, a pesar de que te obligan a agacharte y agarrarte a unas cuerdas apenas se nota la caída.Una vez en tierra se brinda con una copita de champán (zumos para los niños) y te entregan un diploma conforme has realizado un vuelo en globo por la Capadocia...bueno, no es la mejor parte del viaje.

Baño turco
Seguramente os ofrezcan la posibilidad de realizar un baño turco. Os cuento en qué consiste; primero te embadurnan la cara con un potingue verde, pasas a una sauna en la que estás el tiempo que aguantes; al salir de la sauna te sacan el potingue verde y te pasan el guante de krim, que es un guante que rasca; tras sacarte media piel te hacen un masaje con espuma, un masaje no caricias y luego te lavan y te ponen a remojo en una piscina templada. A mi no es que me haya hecho mucha gracia pero tampoco ha sido una experiencia traumática ;-)


Derviches
En Capadocia se concentra un gran número de derviches danzantes. Hay fiestas organizadas para guiris en las que realizan una misa (durante la cual no se les puede grabar ni sacar fotos) y luego giran durante unos segundos para que se les pueda fotografiar.
La fiesta se completa con un conjunto de danzas típicas del país (a mi me parecieron todas lo mismo) y la danza del vientre.

L a g o d e S a l
De camino a Ankara se pasa por el lago de sal (Tuz Gölü). Es el segundo lago en extensión de Turquía tiene unas dimensiones de 80km x 40Km. El lago se puede visitar sin agua en los meses de verano cuando ésta se seca. Esta sal es comercial y hay empresas en los alrededores que se dedican a su explotación.El sol pegaba por todas partes y mejor salir con gafas de sol si queréis conservar las retinas.

A n k a r a
Ankara es la actual capital de Turquía. Es una ciudad que ha experimentado un boom demográfico impresionante en 80 años. Cuando Atatürk fundó la república en 1923 pensó en Ankara como capital pues era más fácil de defender que Estambul ante posibles ataques. En ese momento la ciudad tenía unos 20000 habitantes, hoy cuenta con aproximadamente 5 millones. La visita que más ilusión me hacía dentro de la cidad era el mausoleo de Atatürk pero por problemas logísticos no se pudo realizar así que lo único que visitamos fue el museo de las civilizaciones anatolianas.

Museo de Civilizaciones Anatolianas
El museo de las civilizaciones exhibe en orden cronológico la Arqueología de Anatolia desde el periodo paleolítico hasta el presente.Es un museo pequeño y muy fácil de ver en un hora. Tiene un montón de curiosidades y objetos antiguos muy bien conservados.Es mejor visitarlo a última hora, a eso de las 17h, cuando está completamente vacío. Si estás muy interesado en el museo tienes que saber que aquí es el único lugar donde puedes comprar el libro oficial.

I z n i k (N i c e a)
Iznik es famosa por su cerámica, de aquí salieron los azulejos de la mezquita azul de Estambul. En Iznik hay que visitar la iglesia de Santa Sofía y la Mezquita Verde, aunque tampoco son ninguna maravilla ambas cosas y se podrían haber pasado de largo...

Santa Sofía
Era el centro religioso más importante de Nicea (seguro que os suena el concilio de Nicea). Actualmente está en proceso de restauración radical y se pueden sacar unas fotos malas por fuera.

Mezquita Verde
De la mezquita verde poco se puede decir. Es una mezquita que tiene un minarete de azulejos verdes y que en las guías dice 'que son una mala copia de los originales', os podéis imaginar entonces lo bonita que es. La visita a Nicea fue propuesta al grupo para ser omitida puesto que nos obligaba a dar un rodeo de 4h y media en el camino de regreso a Estambul, todos menos dos frikis aceptamos a cambio de visitar el mausoleo de Atatürk. Como el consenso debía ser total nos tuvimos que tragar ver un par de andamios y unos azulejos de palo por satisfacer a dos frikis...y con ello ni siquiera nos enseñaron el mausoleo de Atatürk por fuera como nos habían prometido.

C u r i o s i d a d e s
El maíz
Por todos lados en Estambul hay puestos ambulantes de venta de maiz frito y es normal ver a gente de todo pelo comiéndose su mazorca como quien se toma un helado. Se me ocurrió pensar que todos los turcos se parecen entre sí al igual que lo hacen los pollitos cuando crecen.

Contra el mal de ojo
Contra el mal de ojo los turcos usan un talismán que no es más que un ojo de color azul. Este talismán puede encontrarse en todo tipo de objetos: pendientes, pulseras, llaveros, colgantes, imperdibles, pins...Si conseguís no traeros uno será un milagro.

Imitaciones
Vayas donde vayas, incluso fuera del Gran Bazar puedes encontrarte imitaciones de productos de marca, algunas mejores que otras. Lo bueno es que ni siquiera se molestan por ocultar que lo que estás comprando es una imitación.

Casas en el Bósforo
La zona del Bósforo es la más cara de toda Turquía. Adquirir una casa aquí no baja de los 2 millones de $, eso una casa vulgar...los precios pueden llegar hasta los 100 millones de $. En la foto que veis debajo podéis apreciar una colina del Bósforo repleta de casas rojas; pues bien, se tratan de un regalo que el segundo hombre más rico de Tuquía hizo a cada uno de los directores de sus empresas. El que ocupa el primer lugar seguro que no es tan espléndido.

La gasolina
A pesar que aquí llevamos ya tiempo protestando por el precio de combustible hay quien está peor que nosotros, los turcos sin ir más lejos. El precio del litro de gasolina ronda los 1.7€. Ante este panorama es común que todas las gasolineras tengan surtidor de gas para la flota creciente de coches de gas.

Loctite
¿Qué hacer cuando te encuentras con multitud de ruinas y todas hechas añicos?, lo mismo se preguntaron en el museo arqueológico de Estambul, la solución tardaron poco en pensarla.


Semáforos
Para ayudar en los piques y no perder tiempo en la salida muchos semáforos por toda Turquía incorporan un temporizador que indica cuánto tiempo queda para que se ponga en verde y cuánto tiempo va a estra el paso abierto.



Los gatos
Otra de las cosas que llama la atención es la cantidad de gatos por metro cuadrado que hay por todas partes, sobre todo en las zonas más turísticas. Y lo más curioso es que a pesar de ser gatos callejeros son muy dóciles, incluso puedes cogerlos sin que se asusten lo más mínimo.

Atatürk
El padre de los turcos es un personaje idolatrado dentro del país. Era un enamorado de la vida y cultura europea, además de crear un estado nuevo también sustituyó el alfabeto otomano por el latino dando así lugar a la nueva lengua turca. Suya es la idea de país que es hoy Turquía aunque no todos comparten su ideal, sobre todo los kurdos. Por todas partes del país además de las banderas se pueden ver estatuas, bustos y fotografías de Atatürk.Seguramente de no ser por este gran hombre, Turquía sería hoy en día un país más parecido a sus vecinos Irán o Iraq, así que es lógico que sea tan grande su figura.

El tráfico
Los turcos son famosos por lo mal que conducen y ellos son los primeros en reconocerlo. En los pocos días que estuvimos por allí fueron muchos los accidentes y atropellos que vimos. La ley es el más fuerte pasa. Los peatones tampoco son muy responsables y algunos incluso cruzan calles de seis carriles con maletas y todo intentanto esquivar coches, muchas veces no lo consiguen...Las carreteras son en general muy malas, incluso las autovías. Hacerse un viaje por Turquía en un coche alquilado o propio no es muy recomendable.

Delicias Turcas
Por todas partes, sobre todo en Estambul, hay tiendas que venden delicias turcas de todo tipo. Básicamente se trata de bombas de azúcar de diferentes sabores y muchas veces con añadido de frutos secos como pistachos, avellanas,almendras...

Pistacho
Para los que no lo sabéis, los pistachos son el fruto de un árbol que es bastante grande. Por muchas zonas de Turquía hay de estos árboles, no en vano son uno de los principales productores del mundo de pistachos, almendras y avellanas.

La circuncisión
Llegada la edad de 8 años y siguendo la tradición, los niños turcos son circuncidados. Hasta ahí todo parece normal, lo 'distinto' es que los chavales se disfrazan con un traje de sultán y van supercontentos por la calle cuando los pasean sus padres que ya tienen un hombretón en casa.


Giris
¿Se os ocurre una forma mejor de indicarle a los turistas por dónde entrar?. Nadie fallaba.

RBT
Ayuda para seleccionar la sección de cable para las instalaciones eléctricas en la puerta de un establecimiento de venta de productos eléctricos.

Café turco
El café turco (en segundo plano en la foto) es un café para hombres...sin gusto. Dejando a un lado que el café viene con su poso y todo, como se te ocurra añadirle azúcar y remover deberás esperar media hora a que se vuelva a bajar el poso. El sabor es inexplicable, mejor lo probáis una vez. Para la diarrea hay un remedio casero turco, café turco con zumo de limón, ¡mortal!.

Galatasaray
A los aficionados al fútbol os sonará el equipo de Galatasaray uno de los tres más importantes de Estambul junto al Fenerbaçe (donde Aragonés y Güiza son las estrellas actualmente) y el Beşiktaş. Al igual que el Barça en España, el Galatasaray es más que un club. Además de la infraestructura deportiva cuenta con escuelas, una universidad e incluso una isla para sus socios en medio del Bósforo.

S a l i r d e E s t á m b u l
Para salir de Estambul hace falta el mismo documento con el que se ha entrado al país (es recomendable al llegar a Estambul separar el DNI y el Pasaporte, por si roban uno disponer del otro). El aeropuerto es un poco raro, en la entrada escanean las maletas además del equipaje de mano. Si os habéis quedado con moneda turca hay oficina de cambio en el aeropuerto, en las tiendas hay que pagar en €.

P u n t o F i n a l
Y después de todo este ladrillo termino. Espero que para aquellos que vayáis a visitar Turquía los consejos os sean útiles como me lo habrían sido a mi y que os sirva para ver qué os vais a encontrar. Para los que me conocéis leeros esto por favor y así me evitaréis contaros qué tal el viaje uno por uno ;-)

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog, leyéndolo parece que hayas tomado apuntes en el viaje.

Estoy mirando para hacer el mismo circuito que tú has hecho y me da la impresión que hay demasiada ruina. Me aconsejarías hacer por ejemplo Maravillas de Turquía (8d) y un par de días extras más en Estambul en lugar de Bellezas de Turquía?

Te agradezco tu información ya que tengo que decidirme ya. Mi email es nataliadeblas@gmail.com
Me gustó tu página de los Oscos, yo soy del Occidente de Asturias jejeje. "Casualidades"

Anónimo dijo...

las imágenes que has publicado son hermosas, felicito tu trabajo.Soy Sebastian de Argentina.Mis saludos

Anónimo dijo...

Hola Miguel! Que buen diario de viaje!En estos dias estamos organizando nuestro modesto viaje familiar a Estambul y ojeando miles de paginas por demas llenas de info inintelegibles encontre la tuya...Definitivamente son de esas cosas que uno piensa: "voy a escribir exactamente asi cuando vuelva a casa"...y luego se pasa la euforia y la inspiracion. Te felicito por lo ameno y super util de tus escritos. Saludos desde Suiza. Mary

Anónimo dijo...

Me ha encantado tu forma de contar, yo estuve en Turquía hace 17 años y este año he repetido, ahora estoy preparando mi album de fotos y me ha sido muy útil tu recopilación, practicamente he hecho las mismas cosas.
Felicidades por tu buen hacer.

Anónimo dijo...

Buenísimo tu blog,
Soy mexicana y viajé este año por Turquía ya que tengo amigos allá.
Has viajado a México?
El maíz era la base la alimentación de los aztecas;y
aquí también existen esos carritos donde puedes comerte un "elote" como le llamamos nosotros a la mazorca, asado ó cocido tierno, pero con su respectivo chile piquín y limón.
Te felicito por este diario de viaje.
Sandra.
sandungamx@hotmail.com

Suso dijo...

Hola Miguel.

Mi comentario sigue a línea de los anteriores, así que te transmito mis felicitaciones por el post. Me lo he leído entero y debo confesarte que me encanta cómo lo has planteado, las fotografías y sobre todo, la facilidad que tienes para desarrollar el tema, la narrativa fluida, concreta, fácil de leer y entretenida. Mi más sincera enhorabuena... pero como no todo pueden ser halagos... un "pero" que no debes tomarte como reproche ni como afrenta: debes vigilar un poco la ortografía. Reconozco que soy un poco talibán en este aspecto, pero buenas entradas se diluyen si están plagadas de errores ortográficos (no es tu caso...)

Por cierto, vista tu alma viajera (también me he leído entera la narración de tu viaje a Egipto), ¿has estado en Pompeya? Si tienes un post sobre ese viaje, me encantaría leérmelo. Y si no... ¿a qué esperas para coger un avión?

Un cordial saludo, y espero que no te haya sentado mal el tema ortográfico, no persigue hacer enemigos...

SUSO

Anónimo dijo...

Este viaje genial! Muy buenas descripciones!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.